Dermatitis atópica: tratamientos caseros efectivos y naturales para aliviar los síntomas

La dermatitis atópica, es una afección inflamatoria crónica de la piel caracterizada por enrojecimiento, picor y piel seca.Es un trastorno poligénico y multifactorial y suele afectar a personas con antecedentes familiares de alergias,asma, rinitis. Aunque existen tratamientos médicos, muchas personas buscan remedios naturales para aliviar sus síntomas. En este artículo, hablaremos de remedios caseros eficaces y naturales para aliviar los síntomas de la dermatitis atópica.

1. Aceite de coco:

El aceite de coco se ha utilizado durante siglos como remedio natural para diversas afecciones de la piel, incluida la dermatitis atópica. Contiene ácido láurico y ácido caprílico, que poseen propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias.

Aplica una pequeña cantidad de aceite de coco virgen ecológico en las zonas afectadas, masajeando suavemente para que penetre en la piel. Esto puede ayudar a reducir la inflamación, hidratar la piel y aliviar el picor.

2. Baños de avena:

La avena tiene propiedades calmantes que pueden aliviar el picor y la inflamación asociados a la dermatitis atópica.

Para tomar un baño de avena, tritura una taza de avena  hasta convertirla en un polvo fino y espolvoréala en el agua tibia de la bañera.

Sumérgete en la bañera durante unos 15-20 minutos, asegurándote de que las zonas afectadas entran en contacto con el agua impregnada de avena.

Sécate la piel a golpecitos y aplícate después una crema hidratante para fijar la hidratación.

3. Compresa de té de manzanilla:

La manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la dermatitis atópica. Deja en infusión unas bolsitas de té de manzanilla en agua hirviendo durante unos minutos.

Deja que el té se enfríe, luego empapa un paño limpio en el té y aplícalo como compresa en las zonas afectadas de la piel. Esto puede ayudar a reducir la inflamación, el enrojecimiento y el picor.

4. Vinagre de sidra de manzana:

El vinagre de sidra de manzana contiene ácido acético, que tiene efectos antimicrobianos y antiinflamatorios. Mezcla partes iguales de vinagre de sidra de manzana crudo, sin filtrar, y agua. Aplica la solución sobre las zonas afectadas con un algodón, dejándola actuar unos minutos antes de aclarar con agua. Este remedio puede ayudar a restablecer el equilibrio del pH de la piel, reducir el picor y prevenir las infecciones.

5. Gel de aloe vera:

El gel de aloe vera es conocido por sus propiedades calmantes y curativas, lo que lo convierte en un excelente remedio natural para la dermatitis atópica.

Extrae el gel fresco de una hoja de aloe vera y aplícalo directamente sobre las zonas afectadas.

Déjalo actuar durante 15-20 minutos antes de aclararlo con agua tibia. Repite este proceso varias veces al día para experimentar alivio del picor y la inflamación.

6. Aceite del árbol del té:

El aceite del árbol del té posee potentes propiedades antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias, lo que lo convierte en un remedio natural eficaz para la dermatitis atópica. Mezcla unas gotas de aceite del árbol del té con un aceite portador, como el de coco o jojoba. Aplica la mezcla en las zonas afectadas y masajea suavemente para que penetre en la piel. Déjala actuar unas horas o toda la noche. Repite este proceso a diario hasta que notes una mejoría de los síntomas.

7. Probióticos:

Ciertas cepas de probióticos, como el Lactobacillus y el Bifidobacterium, pueden ayudar a mejorar la salud intestinal y reforzar el sistema inmunitario. Consumir alimentos ricos en probióticos, como yogur, kéfir, chucrut y kimchi, puede reducir potencialmente la gravedad y frecuencia de los brotes de dermatitis atópica. Además, considera la posibilidad de tomar un suplemento probiótico tras consultar con tu médico.

8. Evita los desencadenantes:

Identificar y evitar los desencadenantes que empeoran los síntomas de la dermatitis atópica es crucial para controlar la afección con eficacia. Entre los desencadenantes más frecuentes se encuentran determinados tejidos (lana, materiales sintéticos), jabones fuertes, fragancias, condiciones climáticas extremas y ciertos alimentos como lácteos, huevos y frutos secos. Si identificas y eliminas tus desencadenantes, podrás reducir la frecuencia y gravedad de los brotes.

Conclusión:

Aunque la dermatitis atópica puede ser una afección cutánea inflamatoria crónica y molesta para quien la padece, varios remedios naturales pueden ayudar a aliviar los síntomas. El aceite de coco, los baños de avena, las compresas de té de manzanilla, el gel de aloe vera, el vinagre de sidra de manzana, el aceite de árbol de té, los probióticos, y evitando los desencadenantes pueden contribuir a controlar la afección de forma eficaz. Sin embargo, es importante recordar que la piel de cada persona es única, por lo que estos remedios funcionan para unas personas pueden no funcionar para otras. Si tus síntomas persisten o empeoran, consulta con un dermatólogo para obtener asesoramiento médico personalizado.

Deja un comentario